Índice de poemas y cuento

El mundo es plano

Mini cuento Zen

Puedo sentir la lluvia

Psicodelia de amor

Rapsodia salvaje

 

El separador le subirá al Ìndice


 


El Mundo Es Plano

Mientras muchos

caminen impasibles

hacia el derrotero

del final,

mientras se escriba

y decrete

en las miradas

la ley ampulosa

de la indolencia,

mientras no decline

el empeño necio

en cerrarle ventanas

a lo mágico,

el mundo seguirá

siendo plano

porque nunca podrá

ser redonda

la idea humanista,

mientras los sueños

de los niños

sean expuestos

a la contaminación

de la vertiginosidad,

mientras los políticos

insistan en detener

nuestros pasos libres

con sus burro-cracias,

y mientras los muchos

sigan siendo

la simple paja seca

para el fuego fatuo

de unos pocos déspotas,

y el sol de la verdad

oscurezca en el alma

con tintes de mentiras,

con eclipses de amor,

y nada evite

que se pierdan

nuestras miradas

en el caos ecléctico,

en la gris espiral

del automatismo.


El mundo seguirá

siendo plano.

La luz neomilenaria

no es sino la misma

secuencia karmática

de nuestros infinitos

y abisales errores

que indefectibles

a-r-r-a-s-t-r-a-m-o-s

como pesadas cadenas.

Las paredes, las rejas,

los barrotes, las balas,

las pocas migajas

que la comprensión

dispensa al amor,

envuelven la pureza

de los sentidos,

conminándolos

a la corta visión

de lo maravilloso.

Las torres altivas

del orgullo,

todos los edificios

que se erigen

hacia las alturas

del ego,

son sólo las frágiles

apariencias verticales

de las cosas

que queremos ver:

hasta que la realidad,

con un mazo poderoso,

se nos tropieza,

y nos golpea,

y nos derrumba,

y nos obliga a

c

a

e

r

en la superficie horizontal e inexorable de la ortodoxia existencial.
 

El separador le subirá al Ìndice

 

Mini cuento Zen

Tengo dos hermanos mayores con los que he crecido desde que existo y con los que todo lo he compartido. Uno me ha arrastrado por la pendiente de la vida para mostrarme las cosas que los sentidos se niegan a transigir; el otro me ha llevado al borde mismo del goce y del sumo deleite. Tanto uno como otro son mis consejeros y mis guías a lo largo de este camino que emprendo hacia el pórtico de mi destino. A ambos he respetado y respetaré siempre sus enseñanzas.

Viven en un monasterio sagrado de mi alma. Ambos son mis maestros. Uno de ellos es el amor; el otro es el dolor.
 

Puedo sentir la lluvia

Dulce es la lluvia
que baña mis sentidos,
cuando se juntan
las nubes en el cielo
de mi imaginación.
Caen con ligereza
las gotas de la alegría,
mojando con frescura
los jardines floridos
de mi pensamiento.
No quiero sombrillas,
quiero saborear
el abrazo fraternal
que Dios me envía.

La vita è bella.

Cuando se sueltan
las amarras del amor,
hay un niño adentro
que despierta
y vuelve a jugar
y a correr desbandado,
con ganas locas,
con aureolas de libertad.
La regadera dorada
de la felicidad
tiene abiertos su chorros,
y yo voy dando brincos
de un lado al otro
del bulevar del destino,
y voy montándome,
apasionado y romántico,
sobre los postes
de mis vivas esperanzas:
voy cantando bajo la lluvia.
 

 

Psicodelia de amor

Alma gemela,
sea en donde te encuentres ahora,
te dedico ritual este poema humilde.
Cuando leas estas líneas,
sabrás que han sido escritas para ti.
Para ti son estas palabras
que se conectan con el manantial
de tus pensamientos.
He puesto aquí un faro
con la luz vibrante de mi amor,
una luz que te llama,
una luz que te alcanza
y te cobija con el calor de mi ser
el nido místico de tu alma.
Vendrás hasta mí
desde algún paraíso escondido,
descenderás hasta mis brazos
por el tobogán de los sueños.
Con ternura desbordada
te pondré sobre el lecho de rosas
que guardo con esmero
en el follaje silvestre de estos versos.

Espero por ti.
Tu mundo y el mío
se están acercando, lo presiento.
Eones de besos serán la ofrenda
de mis labios a los tuyos.
Grabaré con daga de oro
tu nombre junto al mío
en el árbol eterno de la vida,
y consumaremos un pacto con lo infinito.
Y jugaremos de nuevo como dos niños,
y correremos desnudos entre la fronda
y el verdor de la primitiva inocencia,
como cuando una vez lo hacíamos
en una edad sin nombre.
Y volveremos a descubrir
las mismas preguntas que nos hacíamos
en el silencio de nuestras miradas,
bajo la luz astral de una luna encantada.
Un gran terremoto librará nuestros sentidos
y signará en nosotros
una hermosa e inefable conmoción.
Iremos hasta una límpida cascada
y nos bañaremos juntos,
y nos adentraremos en un bautizo
con el agua fresca de la dicha.
Alzaremos copas rebosantes
y beberemos del vino de nuestra pasión
hasta emborracharnos de júbilo,
hasta embriagar de éxtasis
el último, el más errante de nuestros átomos.

Para ti,
alma gemela,
he escrito un nuevo Kama Sutra,
con mantras inspirados,
infundidos por la diosa Venus
desde el aposento de su divina concha.
Psicotrónicos y voraces desvelaremos
todos los arcanos del sexo
en un millón de posturas,
y entre abrazos de arrebato tántrico,
y entre cada orgasmo, realizaremos
nuestra cosmogonía,
nuestra fulgente psicodelia de amor,
y nos acercaremos más a Dios.

Ven pronto.
Guardo para ti todos mis delirios,
todas las fantasías espirituales,
fundadas por mi radiante fe en ti.
¿Eras tú aquella niña
que caminaba descalza
por la selva de mi corazón?
Entrabas por la puerta de mi soledad,
y venías hasta la ermita de mi destino,
y de entre la solemne paz de tu rostro
una oración misteriosa se elevaba
hasta el altar de mis sueños.
Yo escuché una vez de ti
la dulce voz con que me nombrabas.
Es una voz que encierra campanas,
y cada vez que la recuerdo,
hay un destello entrañable
que resuena y hace eco
en los abismos abiertos de mi interior.
Cada vez que la recuerdo,
despierto más a la vida.

Tu mundo y el mío
se acercan.
Desde tu dimensión paralela
puedo escuchar el concierto mágico
de tus pisadas.
Cuando al fin nos encontremos,
no habrá nada que evite
el choque celeste de nuestros mundos.
Nacerá de ese encuentro, de esa fusión,
una nueva galaxia.
Tus sueños y los míos se enlazarán
en una sola y pura materia cósmica...
y seremos uno con el resto del universo.

 

El separador le subirá al Ìndice

 

 

 

 

 

© Alea's World - Abril  2011