Ìndice de poemas

Amor Lejano

Danzando a la Lluvia

Sentimientos

 

El separador le subirá al Ìndice

 

Amor Lejano

Es duende seductor, mi amor lejano,
llegando en la borrasca de la noche,
te lo pido por Dios, dame tu mano,
bésame con ardor, sin un reproche.

Ven a mi con tu risa de amapola
con andar de felino complaciente,
¿no lo sientes amor?, estoy muriendo sola,
se seca en mi interior buena simiente.

Irrumpe sin permiso, en cada sueño,
ven con brisa, anhelante y seductora,
no lo dudes mi bien, tu eres el dueño
de esta flama creciendo, arrolladora.

Vuela asido a la cola de un lucero,
llega ágil, a mi sola madrugada,
si estoy dormida, susurra: !te quiero!
quememos con pasión a la alborada.
 

Danzando en la Lluvia

Danzaremos suavemente, sobre las hojas mojadas,
sus manos en mi cintura y las mías en su espalda,
el agua se va escurriendo, por los bordes de mi falda,
el calor está invadiendo, nuestras almas acopladas.

La lluvia sobre los labios, arrullando el tibio beso,
los corazones latiendo, con arpegios concordantes,
se escaparon los dilemas, las razones, los instantes,
somos las presas conscientes, del más candente embeleso.

Se van fundiendo los cuerpos en cálido remolino,
la lluvia fuerte circunda las caricias del instinto;
magia absurda, viento fuerte, en un placer muy distinto,
dejando de ser, seremos, un luminoso destino.

Y cuando cese la lluvia no seré tu pasatiempo,
tú en mi estela, yo en la tuya, partes del gran universo,
en una libre amalgama de un sentimiento diverso;
más allá de las estrellas, más allá del mismo tiempo.

© Gisela
 

 

Sentimientos


Del café sube el humo en espiral,
sentimiento en mirada de gran Dios,
ya después en el fondo de la taza
sonrisas, muchos besos y un adiós.

Renacen las palabras del recuerdo,
mi emoción se desdobla en gran ternura,
impregnando mis ojos de rocío.

Soy alondra perdida en su aventura.
Hoy lo evoco en la hoja donde escribo
cada verso con lava de un volcán,
pretendo que el aliento no se escape
arrastrado por vientos de huracán.

Las caricias son marcas en lo hondo,
soy presa, gavilán de los excesos,
por eso yo navego en la corriente
de la ola movida por sus besos.

©Gisela

 

El separador le subirá al Ìndice