Índice de poemas

La otra cara

Lista de pros y contras

Poema para el otro

Profecías

Superficial

El separador le subirá al Ìndice

La otra cara

Quítenme los años que he vivido
buscando la tierra prometida,
mi lugar destinado en el planeta
o, al menos, diez centímetros de polvo donde echar raíces.
Ahórrenme la ceguera que me aguarda
agazapada a la vuelta de la esquina.

Sáquenme una cana y una arruga.
Rebájenme dos del sobrepeso (respetando las curvas, por favor.)
y van a ir vislumbrando quién soy yo.

Regalo al mundo mis amantes y las flores
silvestres que he pisado en el camino.
Guardo todo lo pasado en la mochila:
abortos, accidentes y dolores,
les adjunto un yunque y abandono al mar.

No quiero encorvarme ante tus ojos
cuando en mis sueños te vuelva a encontrar.
Soy quien ama y odia y es amada
y aborrecida
por mayor número que el soportable.
Soy quien morirá por mí y las otras
sin comprender la razón de haber nacido.

Lista de pros y contras

Agua de los glaciares derretidos.
Agua del manto negro sobre el mar.
Agua de las cloacas celestiales.

Agua de la que corre por las venas.
Agua que se intercambia en cada beso.
Agua donde se incuba un ser humano.

Agua que cada vez se llueve menos.
Agua que se diluvia fuera de hora.
Agua que traga arena y existencia.

Agua en el setenta por ciento de este mundo.
Agua, el verdadero nombre de la Tierra.
Agua medicina, agua sopa y hasta lágrimas.

Precioso don de dioses y de ricos,
malgastar tu gota es condenar a muerte.
Que si el hielo, que si el vapor, que si la nube,
que si la lluvia, la corriente, el mar, el río.
Que si estás en algún otro planeta
eres sello y firma acreditando vida.

 

El separador le subirá al Ìndice

 

Poema para el otro

Que se lea otro poema en mi poema.
Una vez escrito
no me pertenece.
La ofensa se escupe,
el beso se da,
el perdón se requiere,
el deseo se sacia como puede,
la explosión, si mata, se contenta,
¿pero el verso presuntuoso?
racimo de palabra aletargada
al que sólo el lector le otorga vida.

Profecías

Repetidas veces, el profeta,
trajo a flor de piel el fin del mundo.
Otras veces se lo guarda el kamikaze
con la bomba que le explota en el bolsillo.

Repetidas veces, el loco callejero,
auguró a la vereda un mal futuro.
Otras veces hay niños en el sur
que, sin saber de predicciones ni alimento,
del futuro no verán ni el día siguiente.

Esta vez un corredor de bolsa
se suicida porque en Tokio bajó un punto.
A la vez miles de pequeños del planeta
envejecen diez años cada año
sin saber de derechos ni de juegos
ni de una vida con propuestas diferentes
a la de trabajar los dos crepúsculos.

De vez en cuando
me niego a creer que hay Alguien
mirando desde arriba
el deterioro paulatino de su Obra
sin dedicarse un momento a restaurarla.

 

El separador le subirá al Ìndice




Superficial

No me hagas profundizar en sentimientos
cuando la vejez ya se avecina.
Me esperan los cuarenta en la plaza de la esquina
los siento cuando paso, indiferentes.

En la hamaca, la calesita, el tobogán
resbalan, se marean, se divierten
sin importarles a quién hoy le revierten
los otrora cabellos, hoy en canas.

Me asustan las canas sin Sabiduría.
Me asustan las arrugas sin Belleza.
Me asusta que no alcance a alimentar
para el futuro a estos ojos anoréxicos.



Del libro “Pareceres” de Crearpoesía edición 2007
Editorial El taller del poeta (España y Argentina)


 


 

El separador le subirá al Ìndice

 

 

© Alea's World - Abril  2011